Diego de la Vega: “La fotografía es una forma de transgresión”

Autorretrato de Diego de la Vega.

Diego de la Vega Enciso (Lima, 1991) está buscando romper los esquemas de la fotografía documental tradicional,  explorando estados de ánimo y paisajes interiores, como una especie de introspección, donde se impone la soledad del ser humano aún en medio del bullicio del paisaje urbano.

La inclusión de su trabajo en el libro “Fotógrafos peruanos (De lo conceptual a lo cotidiano)” para la colectiva Art Impetus (2017), confirma que su obra está madurando, lo cual también ha sido reconocido con diversos premios nacionales e internacionales.

Pero más allá de los galardones, él está preocupado no solamente en cuestiones de estilo o de técnica fotográfica, sino que más allá de disparar la cámara y hacer encuadres, está reflexionando en torno a la posmodernidad, la vida cotidiana, la influencia de las redes sociales en la difusión de imágenes, y en cómo la realidad virtual está sustituyendo a la realidad objetiva.

Con varias exposiciones en su trayectoria, el artista participará esta semana en una muestra colectiva en la Sala de Arte Moderno (SAM) de Larcomar en Miraflores, donde expondrá un díptico.

En esta entrevista, Diego de la Vega, habla acerca de sus inicios en la fotografía, sus influencias y sus proyectos actuales.

Autorretrato. Diego de la Vega Enciso.

-¿Cómo empezó tu acercamiento a la fotografía?

– El primer acercamiento que tuve con la fotografía está íntimamente vinculado a un período muy emotivo en mi vida, el cual se encuentra en los recuerdos de mi infancia cuando mis padres, por motivo de su profesión (ambos son periodistas), recorrían todos los eventos noticiosos de Lima.

Uno de los primeros hechos que recuerdo fue un derby en el hipódromo de Monterrico, cuando tenía aproximadamente diez años de edad  y era como ver una película en vivo cuando los potros volaban ante mis ojos y la gente me aturdía con sus desaforados gritos. Ya más adelante, pasé un par de veces más por allí y siempre me quedó la curiosidad por descubrir aquel mundo. Precisamente, esa visión grabada en mi retina, posteriormente fue el leitmotiv que desencadenó en la potente serie de fotografías titulada “Nuestra hípica” que fue galardonada con el Premio Nacional de Fotografía Documental “Espacio Tiempo” en el año 2015, organizado por la Universidad Privada Antenor Orrego (UPAO).

A los dieciséis años regresé al mismo lugar para cubrir un premio hípico como reportero gráfico y el ambiente seguía igual de fascinante, sobre todo por la belleza del espectáculo y la vorágine de los aficionados.

De la serie “Nuestra hípica”, ganadora del Concurso Nacional de Fotografía Documental “Espacio-Tiempo” organizado por la UPAO.

– ¿Qué buscas lograr mediante la fotografía?

– Mi objetivo es plasmar  ese punto de quiebre  que rompa con la fotografía documental clásica, la cual muchas veces se  camufla en lo estetizante, que no es sino una exaltación de una compasión que no sirve políticamente para nada.

La fotografía, para mí, debe perseguir el cambio social  a través de la   investigación e interpretación de la realidad. El espacio debe enfocarse como una huella que permita múltiples lecturas del espectador, sugiriendo infinidad de signos.

En la fotografía social-documental hay que dejar de lado a la persona (sujeto) en quien buscamos apoyarnos banalmente para contar una historia sobre una comunidad o un cierto grupo social.  Como sociedad tenemos que acostumbrarnos a enfrentar situaciones que no podemos comprender y no por eso desecharlas por no entenderlas,  sino justamente entender que esa capacidad de dislocamiento es urgente  y necesaria como comunidad crítica. Hay que descreer que la realidad tienen una sola interpretación o que tiene una sola forma de ser leída.

De alguna manera la fotografía documental se ha visto afectada por el incremento excesivo de “pseudo-fotógrafos” que ven el documentalismo como mercancía folclórica, mostrando por lo general temas sociales muy estereotipados.

Fotografía de la serie “Nuestra hípica”, de Diego de la Vega.

Fotografía de Diego de la Vega. La agencia española EFE destacó lo siguiente: “Tres personas caminando bañadas bajo una luz cálida, enmarcando a sujeto con capucha negra al medio de la imagen rodeado de sombras. Documental del hipodromo de Monterrico, que busca retratar esta afición hípica con el objetivo de mostrar la soledad de estas personas que asisten frecuentemente a este recinto, olvidándose muchas veces de su familia, trabajo , ´vida´ todo por las apuestas”.

– ¿Quiénes han sido tus maestros?

– Comencé muy joven a estudiar artes visuales  y, por ende, mis conocimientos eran básicos, intuitivos. Me parece que al llegar al Centro de la Imagen me vi rodeado de muchos profesionales. Y ni hablar de la calidad de los profesores que me instruían en ese tiempo, la mayoría de ellos graduados en las mejores universidades del mundo.

A lo largo de mi carrera como artista he tenido la dicha de conocer a personas que han influenciado mucho en mí como persona; he tenido muchos maestros desde mis inicios en el arte fotográfico. Considero maestros a todas las personas que me han enriquecido como ser humano y como artista, y a quienes estoy muy agradecido.

– ¿Qué fotografías estás tomando ahora?

– Ahora estoy realizando una técnica que la podría denominar como “apropiación de imágenes”, lo cual ahora es parte de una movimiento a nivel mundial como consecuencia del impacto de la fotografía digital en Internet y del hecho de que todo el mundo porta una cámara fotográfica dentro del teléfono celular. La serie que estoy trabajando se llama “Screenshots”... Todos ejercen el rol de periodistas, ya sea capturando imágenes que luego comparten al instante en las redes sociales (y muchas de estas viralizadas en segundos) o también contando pequeñas historias, denunciando hechos o reportando incidentes noticiosos, donde muchas veces los medios formales y los periodistas con carnet no llegan ni llegarán. En otro nivel, observo que proyectos como  Google Street View, prácticamente nos enlanzan con realidades paralelas, nos están cambiando la configuración del mundo actual. Este fenómeno me llama mucho la atención porque es la “democratización total” de la fotografía posmoderna, donde cada persona es una plataforma de creación independiente, donde todos pueden ser artistas  o vouyeuristas. Incluso el concepto de arte y fotografía, y de todas las disciplinas, están en duda. La “realidad real” y la “realidad virtual” conviven en muchos planos. Esto es lo que me preocupa ahora como fotógrafo.

Escena urbana. Diego de la Vega.

HOJA DE VIDA

– Diego de la Vega Enciso nació en Lima (Perú) en 1991. Estudió fotografía profesional en el Centro de la Imagen de Lima (2011 – 2014).

-Previamente estudió fotografía periodística en el Instituto Peruano de Arte y Diseño – IPAD (2010) y en el Museo de Arte de Lima (MALI).

-Su trabajo se enfoca principalmente en la fotografía social-documental, habiendo realizado una exposición individual y varias colectivas.

-En el año 2015 recibió el XII Premio Nacional de Fotografía Documental Espacio-Tiempo, organizado por la Universidad Privada Antenor Orrego (UPAO) de Trujillo (Perú). El mismo año ganó un concurso para exponer en la International Photo Dubai.

-En 2016 recibió una mención honrosa en la XIV Beca Robert Villagraz en Madrid (España) para el Centro Internacional de Fotografía y Cine (EFTI).

-Finalista del Concurso de Fotografía Individual Vans Classic Lima en Brooklyn, New York (Estados Unidos).

-Ha expuesto en la Alianza Francesa de Dubai (Emiratos Árabes Unidos) en 2016 y en la de Trujillo (Perú) 2015.

-Participó en la exposición virtual individual para la galería N-N Fotógrafos del Perú y realizó una muestra individual para la Municipalidad de Barranco (Lima) en el “Evento mundial por el día del medio ambiente” (2016) durante la COP.

-En 2017 presentó su fotolibro autobiográfico “Espacios”, donde condensa sus más recientes proyectos visuales. Además fue incluido en el libro  “Fotógrafos peruanos (De lo conceptual a lo cotidiano)” para la colectiva Art Impetus (2017).

-Ha colaborado con diversos medios nacionales e internacionales como la revista de la marca Tommy Hilfiger (EE.UU.), y las revistas Caretas, Poder, Hola Perú, Asia Sur, entre otros.

“The end”. Diego de la Vega.

Autorretrato. Diego de la Vega.

“Presente”. Diego de la Vega.

Diego de la Vega: “Autorretrato”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s