Picaflor de los Andes: artista trascendental

Víctor Alberto Gil Malla, poeta y cantor andino del Perú, más conocido como “Picaflor de los andes”.

“Cantor mayor de la música andina”, “Genio del Huaytpallana”, son algunos de los epítetos con los que se nombra al artista huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma (Huancayo, 8 de abril de 1928, – La Oroya, 14 de julio de 1975), conocido en el Perú y el mundo como “Picaflor de los Andes”.

Sus huaynos, huaylarsh y mulizas tenían una particularidad: no solo eran la expresión rítmica y melódica de las entrañas del ande profundo, sino también tenían temática que sobrepasaban la anécdota sentimental: además de expresar las huellas del amor doliente, también contienen férrea denuncia y crítica social, preocupación por los problemas del hombre. Y no podía ser de otra forma, pues el artista experimentó las peripecias propias de un migrante andino. Antes de saltar al estrellato como cantante, se desempeñó en otros oficios tales como: chofer, pintor de brocha gorda, constructor y albañil.

Picaflor de los andes concitó la atención no solo del pueblo y de sus seguidores, sino también de los intelectuales preocupados por la cultura autóctona. Sus composiciones  son objeto de estudios en universidades. Pero su vida fue intensa, trágica y estremecida, y eso queda perennizado en sus composiciones.

El famoso escritor indigenista José María Arguedas (1911 – 1969), autor de “Los ríos profundos” y “Todas las sangres”, en un artículo publicado en 1968 en el diario El Comercio, escribe: “… el Picaflor tuvo una infancia y juventud atormentadas; nació en Huancayo. Alberto Gil Mallma trabajó y luchó desde la infancia en las ciudades capitales, en minas y campos de ambas zonas; como chofer ha recorrido las carreteras y pueblos por las que Ayacucho y Huancayo reciben y envían mercadería, por donde se van y vuelven los inmigrantes”. Previamente, Arguedas, antropólogo de profesión, estudió el fenómeno de la migración de los pobladores andinos hacia Lima, hecho que fue decisivo en la conformación de la imagen actual de la capital peruana, bajo el título de “Los Coliseos, de lo mágico a lo popular, del vínculo local al nacional” (1968).

Las esperanzas del alma vida
buscan su dicha y su porvenir.
Dame un consuelo por esta noche
que soy tu amante y quiero morir.
Por los caminos que hemos recorrido
vuelven tus pasos a recorrer
pero las horas que hemos gozado
eso nunca podrá volver.

Casualmente en esos “coliseos”, locales techados con carpas, cada domingo se daban cita los migrantes andinos de la capital para escuchar y danzar sus huaynos, como una expresión del vigor de la cultura andina. Picaflor de los Andes era uno de los artistas más aplaudidos, cantando siempre acompañado de una orquesta y uniendo en un solo auditorio a los campesinos, al criollo de barriada, al agricultor, al  minero, al transportista, al cargador de bultos, al taxista, a las anticucheras, a las vendedoras de caldo de mote, con sus huaynos en diversos motivos costumbristas.

Kuyaytaqa kuyaraymi, cerreñita
Wayrataqa waylluraqmi, paisanita
tu nomás tienes la culpa, cerreña
de haberte comprometido conmigo.

Asimismo el desparecido historiador, profesor universitario y ensayista peruano Alberto Flores Galindo (1949 – 1990), también analizó las letras de Picaflor de los Andes desde un punto de vista sociológico. El intelectual vislumbró el mensaje lírico de los huaynos de Picaflor y plasmó esa exégesis en su tesis titulada “Los mineros de la Cerro de Pasco 1900 – 1930”, que luego publicó en un libro especializado en el área de sociología en el año 1974.

Allí señala que la letra de la canción “El Obrero” (inspiración de Víctor Alberto Gil Mallma, “Picaflor de los andes”) “narra los maltratos, explotación y hasta la muerte que recibieron los mineros de Cerro de Pasco, Morococha, La Oroya, etc. entre los años 1900 y 1930”.

“En un reciente disco, el cantante Picaflor de los Andes recita unos versos en los que hace referencia a los campamentos mineros como ´caminos y parajes que sangran con el recuerdo de vivir´. Y definiendo el trabajo del minero: “pitos y campanas que anuncian un epitafio. Nuestras vidas por el progreso”. (Picaflor de los Andes, El Obrero, Philips, Nro. 6350 010)”, sostiene Galindo.

En la marcha de sacrificio
de Cobriza y La Oroya
hemos sufrido día y noche,
hambre, frío y cansancio.
El día 15 de septiembre
en pueblo chico, hospitalario
allí nos reivindicamos,
¡Viva Cobriza, viva La Oroya!

PICAFLOR SIEMPRE VIGENTE

A punto de cumplirse 43 años de su fallecimiento, Picaflor de los Andes continua vigente. Sus hermosas canciones se siguen cantando y bailando, y los artistas jóvenes hacen versiones de sus temas. El año pasado, el artista ayacuchano Diosdado Gaitán Castro grabó un disco tributo  titulado “Un saludo a Picaflor”, donde recrea sus mayores éxitos. “Soy su hincha, empecé a escuchar y entender su canto desde pequeño, incluso desde que estaba en el vientre de mi madre, ella solía escuchar sus canciones por la radio, y eso marcó mi vida, era algo que tenía pendiente por hacer y ahora lo he cumplido”, expresa.

Como dato anecdótico, en el portal YouTube sus videos registran miles de visitas, y sitios de Internet especializados en música como Spotify también tienen sitio para él. En el portal MySpace hay incluso un ranking de los temas preferidos del artista huanca: “Mi chiquitín”, “Yo soy huancaíno”, “Aguas del río Rímac”, “Un pasajero en tu camino” y “Maldita pasión”. Todos ellos, en su momento, fueron éxitos de ventas. Por ejemplo, vendió aproximadamente 80 mil discos de la canción “Corazón Mañoso”.

Qué encanto tienen tus ojos
¡oh qué poderes del cielo!
Cuando me miran te quiero ¡viday!,
Si no me miran me muero
Acaso para que me quieras
te puse puñal al pecho.
Te quiero sin que me quieras ¡viday!
aunque la vida me cueste.

El charanguista Pedro Arriola, gran conocedor de la evolución de la música andina, sostiene que uno de los méritos de artistas como Picaflor es que surgieron a contracorriente en un medio limeño que era hostil hacia la música, a pesar de que los migrantes trajeron a Lima su cultura, pero eran vistos con desdén por los limeños. Parafraseando el análisis, los músicos andinos de ese entonces eran una especie de artistas subterráneos o marginales.

“Nuestra música andina tuvo en los años 50 gestores que la dinamizaron a raíz de la migración del campo a la ciudad, y que permitieron el surgimiento de figuras históricas muy representativas y que han escrito páginas de gloria, como Picaflor de los Andes, Flor Pucarina, Raúl García Zárate, Jaime Guardia, Pastorcita Huaracina, Jilguero de Huascarán, Princesita de Yungay, entre otros. Ellos son realmente héroes de nuestra cultura, porque se fajaron, sufrieron marginación, discriminación, trabajaron en condiciones totalmente adversas. Yo recuerdo a mi papá escuchar sus programas en la radio AM. La televisión no les daba acogida. Pero se fue forjando la identidad musical peruana, que hasta hoy se mantiene”, afirma Arriola.

Huancayo tierra querida, Huancayo tierra adorada
¿cómo nomás te olvidara?
Ni el tiempo ni la distancia haría que yo te olvide.
Ni el oro ni la riqueza haría que yo te deje.

Como dato anecdótico, cabe señalar que en 1960 Picaflor obtuvo el “carné de artista”, expedido por la Casa de la Cultura, con el pseudónimo de “Picaflor de Los Andes”. Su vena de artista se nutrió del sufrimiento humano, de penas y alegrías de obrero. Pero él nació artista. Dotado de un potente voz de “huanca hualarsh” (hombre huanca), su vida es un ejemplo de lucha y tenacidad, luchando contra una enfermedad que lo azotaba y le impedía caminar, pero sobre todo de una vocación artística férrea, a tal punto que falleció en La Oroya víctima de una mielitis e infarto al corazón durante una gira musical. Se dice que más de cien personas asistieron a su entierro.

Cansado tengo la vista
de mirar aquella cuesta.
Si todavía tienes cariño
*procura no olvidarme.
En el hospital de Ayacucho
hay enfermos convalecientes
que se preguntan unos a otros
¿cómo estás?, ¿cómo te sientes?
amorcito convaleciente.

DISCOGRAFÍA

Picaflor de los andes grabó aproximadamente cien discos sencillos y doce vinilos de larga duración, en su mayoría para el famoso sello El Virrey.  Sus producciones son:

 

Aguas del río Rímac (Virrey – 1972)

El Genio del Huaytapallana (Philips – 1973)

El obrero (Philips)

Por las rutas del recuerdo (Philips)

Un paso más en la vida (Philips -1975)

Un pasajero en el camino (Philips)

Santísima Virgen de Cocharcas (Philips)

Yo soy huancaíno (Virrey)

Sangre huanca (Philips)

Picaflor de los Andes y su Conjunto (Virrey)

El proletario (Philips)

Siempre Huancayo (Philips)

Bodas de Plata – Canciones de Oro (Recopilatorio, álbum doble) (Philips 1975)

Anuncios

La metamorfosis de la estafa

Henry Huerta Casaverde realiza un gran aporte en el estudio de las nuevas modalidades de estafa y defraudación.

A las viejas modalidades de estafa como “el cuento del tumi de oro” y “el cuento de la cascada”, actualmente existen versiones más sofisticadas como la suplantación de identidad en Facebook, la clonación de tarjetas electrónicas, el “fishing” vía Internet o la llamada desde un “call center”.

 “La estafa en el Perú es un delito que sigue vigente. Lo preocupante es que ahora hay grandes organizaciones criminales que operan en la sombra. Pero estamos alertas y realizamos el seguimiento” declaró a la revista “Jueves” el comandante PNP y abogado Henry Huerta Casaverde, autor del libro “La estafa y otras defraudaciones”.

El especialista señaló que las viejas modalidades que se registraban hace cincuenta años, como el cuento de la lotería, aún persisten de manera aislada pero se van perfeccionando. Los timadores son personas astutas que están a la caza de nuevas víctimas”, dijo.

En los últimos años han aparecido estafadores que aprovechan el Internet y el teléfono para cometer sus fechorías. Huerta recomendó a la población a permanecer alerta y tomar precauciones.

En su libro analiza el tema, no sólo desde la perspectiva legal y policial dirigida a los expertos, sino también desde la óptica más pragmática para darle recomendaciones al público sobre cómo evitar ser víctima de una estafa. “Durante mi trayectoria laboral he podido recoger muchas experiencias y casos que ahora expongo en forma de libro, para contribuir al combate de este delito”.

Huerta señaló que una de las motivaciones para escribir este manual fue la inexistencia de bibliografía actualizada. “Hay un vacío existente, para ilustrar al profesional como al público en general sobre todas las modalidades de estafa y otras defraudaciones.

En la primera parte del libro, Huerta Casaverde enfoca la legislación actual en el Perú en materia de estafa, contenida básicamente en el Código Penal, con todas las tipificaciones del delito y sus diversas modalidades legales y sanciones penales para los estafadores.

En la segunda parte hay un inventario de todos los tipos de estafa en el Perú y características. El autor da incluso los nombres con que se les conocen en la jerga y el habla coloquial. Desfilan aquí el desde el “cambiazo” y el “cuento de la lotería”, hasta modalidades sofisticadas de defraudación fiscal y nuevos delitos informáticos, los virus troyanos, la clonación de tarjetas, el cuento del secuestro o la detención vía llamada telefónica, entre otros. Mencionó incluso algunos “call center” que utilizan esta fachada para estafar en el extranjero desde nuestro país.

Huerta señaló que una de las motivaciones para escribir este manual fue la inexistencia de bibliografía actualizada. “Hay un vacío existente, para ilustrar al profesional como al público en general sobre todas las modalidades de estafa y otras defraudaciones.

MODALIDADES DE ESTAFA MÁS FRECUENTES

– El pariente detenido o desaparecido: Los delincuentes realizan llamadas telefónicas insistentes para decir que un familiar ha sido detenido por la Policía y exigen una recompensa para su liberación. En otros casos, los extorsionadores llaman desde la cárcel asustan a víctima y exigen fuertes sumas de dinero amenazando con “matar a todos”.

– El bono o pensión de jubilación: Los estafadores llaman por teléfono, se hacen pasar por funcionarios y prometen gestionar el pago de reconocimientos por jubilación, tiempo de servicio o beneficios a cambio de una comisión del 10% del monto.

– El “pharming” y el “fishing”: Mediante un correo electrónico desde una página web falsa, solicitan las contraseñas de las cuentas bancarias de sus probables víctimas empleando virus troyanos, que una vez dentro de la computadora, sustraen toda la información y claves secretas. Con las claves en la mano, retiran todo el dinero de las cuentas.

– Identidad falsa en Facebook: con un nombre y fotografías falsos, se ganan la confianza de las víctimas para luego visualizar información de la familia y luego extorsionarlos.

– El cuento de “La cascada”: arrojan a la vereda un fajo de billetes hechos con papel periódico, para que algún transeúnte lo recoja. Actúan con un cómplice o  falso testigo para manipular a la víctima.

– El “cambiazo”: con diferentes argucias, cambian un billete auténtico por uno falso sin que la víctima se dé cuenta.

– El empleo perfecto: los estafadores actúan tras la fachada de una agencia de trabajo y engañan a sus víctimas haciéndoles creer que pueden conseguirles un empleo bien remunerado. Muchas veces, prometen trabajo en otra ciudad –especialmente a mujeres jóvenes- y las obligan a prostituirse.

– “El tumi de oro”: el estafador inventa que está perdido en Lima y para volver a su tierra quiere rematar oro a un transeúnte, pero en realidad todo esto es falso.

– Camionetas 4×4: ofertan vehículos mediante afiches colocados la vía pública. Una vez que cobran la cuota inicial, desparecen de escena.

– La pirámide: financieras “bamba” captan dinero ilegalmente prometiendo pagos de intereses mayores al del sistema financiero formal.

– Visa al extranjero: bajo la falsa promesa de evitarles a sus víctimas las colas y el papeleo en la embajada, cobran precios exorbitantes por este documento.

– Oferta turística: usan páginas web falsas de agencias de viaje para ofrecer paquetes turísticos a precios de ocasión.

– “Trabaje desde su casa”: los delincuentes promocionan vía internet o medios escritos una técnica para ganar dinero fácil. Piden pago adelantado a los interesados.

– Sustracción de identidad: se apoderan del DNI de la víctima y sustraen la identidad para cometer fechorías sin ser atrapados.

– Simulación de juicio: traman un supuesto proceso judicial para asustar a sus víctimas.

– La estafa del inmueble: alteran información del registro de propiedad de inmuebles y los venden al primer interesado.

– El cajero malogrado: acechan a sus víctimas en la cola del cajero automático. Con el pretexto de que el cajero está trabado, se ofrecen a brindar ayuda y realizan el “cambiazo” de tarjetas.

– Clonación de tarjetas: instalan un dispositivo electrónico para duplicar la tarjeta de la víctima. Una vez conseguido este objetivo, retiran todo el dinero de la cuenta.

– Call center: desde centrales telefónicas camufladas ofrecen diversos productos, especialmente a extranjeros. Exigen depósito en el banco y jamás envían el producto acordado o envían uno de dudosa calidad.

(Por: Nivardo Córdova Salinas / Fotos: Hugo Alejos.)

Flor Pucarina: de aquí a la eternidad

A treinta años de su fallecimiento, Flor Pucarina (Pucará 1935 – Lima, 1987)  extraordinaria cantante huancaína, pilar fundamental de la música andina del Perú y una de las más grandes artistas populares del mundo es y seguirá siendo un referente del arte universal y testimonio de cómo el ser humano se eleva para alcanzar la trascendencia.

Como dijo César Vallejo: “El verdadero arte viene del pueblo y va hacia él”.  Los artistas auténticos, traspasan las barreras del tiempo y del espacio, acceden a lo que se llama universalidad, porque su esencia es la belleza y la verdad.

Tal como el caso de otras divas de la música como Lucha Reyes, Edith Piaf, Billie Holiday, Bessie Smith, Janis Joplin, Nico o Amy Winehouse, tenemos el orgullo de contar con artistas de la talla de Picaflor de los Andes, Pastorcita Huaracina o Flor Pucarina.

Sin embargo, incomprensiblemente, hay quienes pretenden desvirtuar su legado y enlodarla, acaso con la equivocada idea de que inventar leyendas urbanas podría darles rating, o simplemente porque todavía no comprenden que el periodismo busca la “verdad”, y que el sensacionalismo es lo que más se aleja de la buena pluma.

Esto ocurrió el pasado domingo 22 de octubre, cuando el suplemento Domingo del diario La República publicó una “crónica” sobre Flor Pucarina titulada “La pasión de la faraona huanca”, firmada por Daniel M. Chávez. El texto, plagado de exageraciones y “hechos supuestos” (llega a afirmar que la artista habría ejercido la prostitución) inmediatamente generó una cadena de protestas y reacciones públicas en las redes sociales, que terminaron con una carta de disculpas por parte de La República el día 26, y el retiro del citado artículo de su sitio web.

Como muestra de adhesión y respeto, el viernes 27, en el Parque de la Identidad en Huancayo, se congregaron autoridades y seguidores de la artista a manera de desagravio.

Sin embargo el daño a la imagen y el prestigio a Flor Pucarina ya había sido hecho, y pone en evidencia la ligereza y superficialidad con que algunos pueden lanzar sus diatribas. Faltó responsabilidad, sentido común y profesionalismo. Pero, digan lo que digan, la artista Flor Pucarina está más allá de aquellas calumnias.

Uno de los primeros en alzar su voz de protesta fue el alcalde de Pucará, Jorge Camborda, quien inmediatamente se comunicó con La República para pedir al diario una explicación y aclaración, a la vez que preció aspectos de la biografía que había sido tergiversados en dicha nota. Lo hizo también mediante una carta, donde reivindica a la cantante y exige respeto a su legado.

“Se nos vino la noche con esta información, ella es un ícono de la cultura huanca y es una figura que reafirma la identidad del pueblo andino a través de su música. A Pucará –su tierra natal, donde hay un museo de sitio en su casa en el óvalo del barrio 28 de julio- llegan miles a recordarla cada 5 octubre, fecha de su fallecimiento, viene gente de Ayacucho, Huancavelica, Huánuco, gente de todo el Perú. Flor Pucarina no ha desaparecido, está vigente, presente y patente. Ella no murió olvidada. No hizo dinero, es cierto, no amasó fortuna, cantó para el pueblo. Nosotros aún conservamos sus fotografías en el museo abierto desde el 2005. Sus hermanos por parte de madre, Soraida y Ricardo, ya fallecieron, pero aquí aún hay gente que la conoce; tiene vecinas, paisanas, amigas y amigos compositores que podrían contribuir a reconstruir su historia”, resaltó.

UNA VIDA DEDICADA AL ARTE

La biografía de Leonor Efigenia Chávez Rojas, “Flor Pucarina” es un testimonio de lucha. Vio la luz en el distrito de Pucará, a veinte kilómetros de la ciudad de Huancayo, en el seno de la familia de los esposos Félix Chávez y Alejandrina Rojas Iparraguirre. Al promediar los diez años, en 1944,  Leonor emigró a Lima, radicándose en La Parada, la meca de los migrantes y comerciantes provincianos en el distrito de La Victoria.

Años después, fue descubierta en el mundo artístico y bautizada como Flor Pucarina por Teófilo y Alejandro Galván. El el 8 de diciembre de 1958 debutó en el Coliseo Nacional, en el barrio El Porvenir, con el huaino de Emilio Alanya, “Falsía”.

Se sabe que fue empleada doméstica en el Callao y que en sus inicios también entonaba canciones rancheras mexicanas en algunas radios locales.

Su vida, como la de muchos grandes artistas, no estuvo exenta de tragedia, tristezas, amor, desamor y desilusión.  Como muchos afirman: “su voz sentimental y profunda, su belleza mestiza, su imponente y coqueta presencia en los escenarios y su carácter temperamental, hicieron de la cantante una verdadera diva”.

En 1960 firmó contrato para el Sello Virrey y su primera grabación fue “Pueblo huanca” de su propia inspiración. Fue todo un éxito y luego vinieron: “Caminito de Huancayo”, “Traición”, “Soy pucarina”, “Alma andina”, entre otras.

Sin embargo, de acuerdo a datos de Wikipedia, “la canción que la catapultó al mundo fue el afamado huayño “Ayrampito”, el cual fue grabado aproximadamente en el año de 1965 y compuesto por los destacados Emilio Alanya Carhuamaca y Tomás Palacios Fierro. Dicho tema alcanzó casi el millón de copias vendidas”.

Cabe destacar también las piezas “Déjame no más”, “Llorando a mares”, “Pichiucita”, “Sola, siempre sola”, “Tu no más tienes la culpa”, “Vocero huanca” o “Ayrampito”. En estas grabaciones impecables estuvo acompañada del grupo “Los Engreídos de Jauja”, dirigido por Julio Rosales, entre otros muchos huaynos, mulizas, santiagos y huaylarsh.

En su haber logra grabar quince álbumes. Durante sus grabaciones la acompañaron diferentes orquestas vernaculares famosas de la serranía peruana es el caso de “Los Alegres de Huancayo”, “Los Engreídos de Jauja”, “Los Rebeldes de Huancayo” hasta su propia banda a la cual denominó “Selección huanca”; cabe señalar también que participó en algunas grabaciones en conjunto con el grupo vernacular Los Pacharacos.

Añade Wikipedia: “Consagrada definitivamente en su medio, hizo un recital en el Teatro Municipal, que la recibió apoteósicamente, colmado por un público mayoritariamente provinciano. El escenario fue ambientado como un bar popular, con una rockola incluida.

Su salud se vio afectada por una infección renal que luego se degeneraría en una metástasis generalizada. Postrada en una cama del Hospital Edgardo Rebagliatti y presintiendo su muerte, grabó a inicios de 1987 para el Sello Chasqui, el huayno “Mi Último Canto” de la composición de Paulino Torres, le siguieron también “Presentimiento”, “Dile”, “Trencito Macho” dicho registro musical coincidió con la celebración de sus 25 años de carrera artística. Lamentablemente el 5 de octubre, dejó de existir en dicho nosocomio . El 7 de octubre su féretro en hombros recorrió durante todo un día las principales calles de Lima, acompañada por una multitud que cantaba y lloraba. Llamando así la atención de la prensa, que buscó explicarse tal manifestación de dolor de miles de peruanos ante la muerte de una persona, desconocida por el mundo “oficial” hasta pocas horas antes. Sus restos reposan en el Cementerio de El Ángel de Lima”.

DISCOGRAFÍA DE FLOR PUCARINA

 Serie                                                          Título                                                          Sello Discográfico

VIR 535                                     Éxitos de Flor Pucarina                                    Virrey

LV 7214                                     Flor Pucarina y sus canciones                      Polydor / Virrey

VIR 603                                     Trozos de mi alma                                                Virrey

PON 2403002.1                  Corazón de piedra                                                Polydor / Virrey

PON 2403005.7                  Oh! licor maldito                                                   Polydor / Virrey

PON 2403010.0                  Pasión del alma                                                      Polydor / Virrey

PON 2403004.5                  Manchaste mi vida                                               Polydor / Virrey

PON 2403018.6                  Siempre te recordaré                                         Polydor / Virrey

PON 2403031.8                  Acuérdate de mí                                                   Polydor / Virrey

PON 2669065.6                 ¡Sola…Siempre sola!                                             Polydor / Virrey

LER 1045                                 Flor de mis ilusiones                                           Estrella Records

LER 1075                                 Incomparable y única                                         Estrella Records

LP 68                                          Mi último canto/Bodas de plata                  Discos Chasqui

Fuentes:
Diario La República: “Nuestra posición sobre la nota de Flor Pucarina: En: http://larepublica.pe/sociedad/1136807-nuestra-posicion-sobre-la-nota-de-flor-pucarina
Sitio web: Huachos: http://www.huachos.com/detalle/flor-pucarina-la-faraona-huanca-idolo-de-multitudes-icono-de-la-cultura-popular-andina-noticia-5433
Diario Correo: https://diariocorreo.pe/ciudad/sigue-cantando-en-el-corazon-de-los-peruanos-621840/
Agencia Peruana de Noticias Andina: http://andina.pe/agencia/noticia-historia-musical-flor-pucarina-se-vivira-la-casa-donde-nacio-huaynos-y-mulizas-684789.aspx
Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Flor_Pucarina

Nota del autor: la versión impresa de este artículo se publicó en la revista Jueves de Huancayo, en diciembre de 2017.

 

Urbanismo chicha

“Ciudades deben crecer por inversión y no por invasión”,  sostiene urbanista Miguel Romero Sotelo.

La expansión urbana actual en el Perú es desordenada e informal. Persiste la invasión de terrenos para convertirse en asentamientos humanos, impulsada muchas veces por traficantes de tierras camuflados en pseudo asociaciones de vivienda.

Para el arquitecto y urbanista Miguel Romero Sotelo –ex viceministro de Vivienda y Urbanismo y actual director de Corporación Suyo– “la informalidad en el crecimiento de las ciudades tiene como causa la necesidad insatisfecha de vivienda propia que aqueja a miles de peruanos”.

“La invasión es indignante en lo social, cara en lo económico y deprimente en lo estético. Las invasiones generan cadenas nocivas de producción, de ciudades-barriada basadas en la autoconstrucción,la evasión tributaria y fomento de una sociedad de mentalidad dependiente, autoritaria y paternalista. Esto es lo que hay que cambiar”, afirma Romero, quien en la década del 70 fue autor del diseño urbanístico de Villa El Salvador.

Miguel Romero Sotelo, arquitecto y urbanista peruano.

Dijo que diariamente aparecen nuevos “asentamientos humanos”(antes llamados “barriadas” o “pueblos jóvenes”) los cuales se instalan en zonas peligrosas (cauces de ríos o quebradas), áreas arqueológicas intangibles o zonas inaccesibles (cerros) donde al Estado le costará demasiado proveer los servicios básicos de agua, saneamiento y energía eléctrica.

Comentó que otro aspecto preocupante es el tráfico ilegal de terrenos y la violencia que generan las disputas por propiedad o desalojos. En el otro extremo, están proliferando los llamados “sindicatos de construcción civil”, pero que solo son una fachada, pues según la Policía Nacional se dedican a la extorsión y el cobro de cupos a las empresas constructoras.

2. El tráfico ilegal de terrenos genera la violencia en las disputas por propiedad o desalojos.

Romero planteó que el Estado, a través de los gobiernos regionales y las municipalidades,planifique nuevas ciudades en terrenos adecuados. “El nuevo modelo urbanístico de crecimiento por inversión y no por invasión tiene como ventajas orientar el desarrollo planificado de las ciudades; integrar la participación ordenada y eficiente de los sectores estatal y privado; producir oferta inmobiliaria formal para todos los sectores socioeconómicos a fin de frenar las invasiones y tráfico de tierras por los informales”, anota Romero.

De otro lado, el experto señaló que se debe trabajar para asegurar el abastecimiento de agua, recurso extremadamente valioso. “El crecimiento acelerado y desordenadode nuestras ciudades demanda una mejor gestión y distribución de dicho recurso. Es importante reflexionar, conocer experiencias y proponer alternativas de solución para la problemática actual del agua en el Perú”.

“Hay que preocuparnos por desarrollar la infraestructura que se requiere para captaragua usando tecnologías modernas, además de plantear los más adecuados modelos de gestión. Debemos ser eficientes en la producción y distribución de agua con tarifas adecuadas”, dijo Romero. (Por Nivardo Córdova Salinas)

1. Arquitecto Miguel Romero Sotelo recomienda planificar las ciudades, de lo contrario seguirán apareciendo asentamientos humanos, debido a la necesidad insatisfecha de vivienda.

 

“Fr. José Mojica OFM: Memorias en el Perú”

El libro “Fr. José de Guadalupe Mojica. Memorias en el Perú” (Rimactampu Ediciones, 2017)  es una compilación y estudio realizado por el periodista peruano Nivardo Vasni Córdova Salinas, cuya versión digital en Internet acaba de ser publicada en el portal issuu.com.

Se trata de una publicación que se originó en el “Proyecto José Mojica” (realizado por el mencionado periodista durante dos años) el cual tuvo como objetivo rescatar los escritos (poemas, narraciones, ensayos y reflexiones) del P. Mojica en Perú, los cuales fueron publicados originalmente en la revista trimestral “Ensayos”, que él editaba en Cusco junto con los estudiantes del seminario del Convento de La Recoleta, en la década del 40. Los estudiantes se agrupaban con el nombre de “Academia Escoto”, en honor al filósofo franciscano Juan Duns Scoto (1266-1308).

Cabe señalar que estos textos se encuentran en el Archivo San Francisco de Lima (perteneciente a la Provincia Franciscana de los XII Apóstoles del Perú), cuyo director Fr. Abel Pacheco Sánchez brindó las facilidades para la investigación, conjuntantamente con el sacerdote franciscano Fr. Carlos Montesinos Ampuero OFM, quien fue compañero de Mojica en el seminario. Del mismo modo, se contó con la colaboración del historiador Cayetano Villavicencio Wenner.

Es importante señalar que la investigación recibió el aliento moral y apoyo económico desde México, de parte de Jorge Cruz R. y Mario Ronquillo, a quienes se les brinda una mención y público agradecimiento en la publicación.

ÍNDICE DE ESCRITOS DEL PADRE MOJICA EN EL PERÚ

Relación de algunos de los poemas, artículos y otros textos publicados por Fray José Francisco de Guadalupe Mojica OFM en la revista trimestral “Ensayos” (1944-1945), editada por la Casa de Estudios de la Provincia Franciscana de los Doce Apóstoles del Perú. Convento de La Recoleta, Cusco, Perú.

– “Uno de tantos aletazos (anécdota), por Fray Francisco de G.Mojica OFM. En: “Ensayos”, Año XXIV, Nº 38, julio de 1944, págs. 19 y 20.

– “Mensaje de los Coristas de la Provincia de los Doce Apóstoles del Perú a los estudiantes franciscanos de América toda. Ex “Academia Escoto” Nuncium (texto en latín, en el original, más fotografía de frailes). En: “Ensayos”, Año XXIV, Nº 38, julio de 1944, pág. 22.

– “Arribo al puerto (prosa rimada)”, por Fr. José Fc. de G.Mojica. En: “Ensayos”, Año XXIV, Nº 39, octubre de 1944, págs. 16 y 17 (con nota final: “continuará”).

– “Audición radial: Palabras dichas en la audición radiada en Arequipa por la Obra Vocacional Franciscana de la Provincia de los Doce Apóstoles el día 16 de septiembre de 1944 por Fray José Francisco de Guadalupe Mojica OFM). En: “Ensayos”, Año XXIV, Nº 39, octubre de 1944, págs. 21 y 22. (Nota al pie de página: “continuará”).

– “Miguel `El imbécil´. Anécdota”. Por Fr. José Fco. de G.Mojica. En: “Ensayos”, Año XXIV, Nº 39, octubre de 1944, págs. 27-30. (Nota al pie de página: Recoleta, Cusco, Sept. 24 de 1944).

– “El favor más grande que ha recibido América” (N. de E.: sobre la Virgen de Guadalupe). En: “Ensayos”, Año XXIV, Nº 40, diciembre de 1944, págs. 36-38.

– “Arribo al Puerto” (final), por Fr. José Fco. de GuadalupeMojica O.F.M. En: “Ensayos”, Año XXIV, Nº 40, diciembre de 1944, pág. 38.

– “La Navidad en mi Convento”. Por Fr. José Francisco de Guadalupe OFM (antes José Mojica). En: “Ensayos”, Año XXIV, Nº 41, Marzo de 1945, págs. 4-9

– “Un caso típico” (anécdota ocurrida a Fray José de GuadalupeMojica –narrada en tercera persona– en Palestina y Jerusalén). En: “Ensayos”, Año XXIV, Nº 42, Junio de 1945, pág. 38.

– “La parada de la victoria”. Por el Mayor del ejército americano, Haward N. Simpson (traducción de Fray José Francisco de GuadalupeMojica, OFM). En: “Ensayos”, Año XXIV, Nº 43, Septiembre de 1945, pág. 16.

– “Japón y la fecundidad del martirio”, por José Francisco de Guadalupe Mojica OFM. En: “Ensayos”, Año XXIV, Nº 43, Septiembre de 1945, págs. 19-23.

– “Hay santos en este siglo en la Tercer Orden Franciscana”, por Fray Francisco de Guadalupe Mojica O.F.M. En: “Ensayos”, Año XXIV, Nº 44, Octubre de 1945, págs. 14-15.

 

Willy Gómez Migliaro: “Soy un sobreviviente”

Willly Gómez Migliaro, considerado uno de los poetas más importantes del Perú y de Latinoamérica.

Lírico puro (Hipocampo, 2017) es el nuevo libro del poeta peruano Willy Gómez Migliaro (Lima, 1968), y que fue presentado el viernes 21 de julio en la AntiFil

Después de una primera lectura de Lírico puro, nos queda esta sensación: el poeta vuela como un ángel reciclador: lleva un triciclo de objetos-palabra, de universos-paisajes. A su manera, pretende ordenar el caos, caminar entre las esquirlas de un país que sigue estallando, pero tiene que bucear entre los escombros, debe cranear con cabeza fría, necesita decir lo que ve, como una cámara de video en movimiento. Documentar la realidad exterior y la procesión que va por dentro. Está sacando bien, sacando todo…

Sirve de algo movernos
aunque se abren más portones de almacén
sueldan chapas levantan rejas reducen autos
adentro todo es inclasificable afuera
los mismo redondos filos de tarros de leche

Detrás del artista está el drama. “Soy un sobreviviente”, nos dice mirándose a sí mismo. Dispara a boca de jarro: “Tuve un infancia muy difícil. Mi padre era obrero gráfico. Era una gran persona, igual que mi madre. Son mis dos grandes influencias, ¿entiendes? Pasamos pobreza, hambre, necesidades, esas cosas que te quedan muy marcadas. Siento que ese sufrimiento ya pasó… pero me queda el dolor”, expresa.

La radio canta heridas reproduce sangre

Los últimos meses, nos cuenta que ha estado viajando mucho: España, Italia, Ecuador, donde su libro Construcción civil obtuvo un premio importante. “Gracias a la poesía y mis libros, he podido viajar. Pero te confieso que todo eso me estaba mareando demasiado, me estaba haciendo perder el centro. He tenido que hacer un alto a todo ello, buscar silencio, regresar a mí mismo”.

Durante la presentación del libro, el crítico César Pineda Quilca, afirmó que el autor sintoniza con el caos actual del país. Sí, es una poesía que confronta, que desenmascara, que revela el el lado oscuro del mal llamado milagro peruano, donde por ejemplo la informalidad, la explotación laboral, la industria de la falsificación y el crimen organizado a veces visten de saco y corbata, donde incluso la alienación se desborda y la violencia social impera en todas sus formas.

Pineda señala que la poesía de Gómez incluso llega a estar tan vinculada con la realidad, con su ácida denuncia de la explotación laboral, tal como se ha visto en  hechos recientes como el incendio en un almacén de Las Malvinas, donde fallecieron dos jóvenes que trabajan encerrados con candado: “aunque se abren más portones de almacén / sueldan chapas levantan rejas reducen autos / adentro todo es inclasificable”

Estuvo además el editor de Hipocampo, Teófilo Gutiérrez, muy contento por el “regreso” del poeta a la casa editorial. “Nos conocemos hace muchos años con Willy”, afirma.  En la mesa de presentación estuvo también Franco Osorio-Antúnez de Mayolo Paredes.

Con mucha razón, el crítico Javier Agreda ha dicho: “La suya es una poesía reflexiva y hermética, trabajada con mucho rigor, creatividad y lucidez. Todas esas cualidades le han ganado reconocimientos como el Premio Hispanoamericano de Poesía Festival La Lira, otorgado a su poemario Construcción civil (2013), ´el mejor libro de poesía en lengua española publicado durante el bienio anterior´, según el veredicto del jurado (…) Se trata, sin duda, de uno de los más interesantes y valiosos proyectos poéticos de la literatura peruana actual.”

Romper orillas con picos hacer surcos y jalar
la maquinaria pesada parece juntar piedras…

En los versos de Lírico puro aparece, bien caleta, todo este caudal de recuerdos y sensaciones fijadas y reveladas como en un daguerrotipo: Los motores de combustión interna drenan agua fría…

¿Poeta de la posmodernidad? Ya se le vocea como la voz… En Lírico puro el poeta se va de avance, forjando su obra a machete limpio, reinventando, hablando. Como ya todos conocen,  Willy Gómez Migliaro es autor de los libros de poesía Etérea (Hipocampo Editores, 2002), Nada como los campos (Hipocampo Editores, 2003), La breve eternidad de Raymundo Nóvak (Hipocampo Editores, 2005), Moridor (Pakarina Ediciones, 2010); Construcción civil (Paracaídas Editores, 2013); Nuevas Batallas (Arteidea Editores, 2014). Ha sido el compilador del libro OPEMPE, relatos orales asháninka y nomatsiguenga (2009) y Cholos, 13 poetas peruanos nacidos entre el 70 y el 90 (Catafixia, 2014). Además publicó Poemas, 1993-2003 (Celacanto, 2015)

fluyen las aguas y sobre ellas latas
llevan imágenes borrosas
de proceso de ejecución brillando bajo el sol
contenido que alguna vez fue necesidad
como un tiempo el principio recoge
el final se levanta y rueda desde la inmovilidad
motivos entre desarmes y diseños
de imagen objetora circular
a través de ella sigues a un animal herido
viste huella de sangre pero no el arma
sino destreza al forzar la ambición
o mito circular de boca en boca
arrasaba aire contaminado
sirve de algo movernos
aunque se abren más portones de almacén
sueldan chapas levantan rejas reducen autos
adentro todo es inclasificable afuera
los mismos redondos filos de tarros de leche

Diego de la Vega: “La fotografía es una forma de transgresión”

Autorretrato de Diego de la Vega.

Diego de la Vega Enciso (Lima, 1991) está buscando romper los esquemas de la fotografía documental tradicional,  explorando estados de ánimo y paisajes interiores, como una especie de introspección, donde se impone la soledad del ser humano aún en medio del bullicio del paisaje urbano.

La inclusión de su trabajo en el libro “Fotógrafos peruanos (De lo conceptual a lo cotidiano)” para la colectiva Art Impetus (2017), confirma que su obra está madurando, lo cual también ha sido reconocido con diversos premios nacionales e internacionales.

Pero más allá de los galardones, él está preocupado no solamente en cuestiones de estilo o de técnica fotográfica, sino que más allá de disparar la cámara y hacer encuadres, está reflexionando en torno a la posmodernidad, la vida cotidiana, la influencia de las redes sociales en la difusión de imágenes, y en cómo la realidad virtual está sustituyendo a la realidad objetiva.

Con varias exposiciones en su trayectoria, el artista participará esta semana en una muestra colectiva en la Sala de Arte Moderno (SAM) de Larcomar en Miraflores, donde expondrá un díptico.

En esta entrevista, Diego de la Vega, habla acerca de sus inicios en la fotografía, sus influencias y sus proyectos actuales.

Autorretrato. Diego de la Vega Enciso.

-¿Cómo empezó tu acercamiento a la fotografía?

– El primer acercamiento que tuve con la fotografía está íntimamente vinculado a un período muy emotivo en mi vida, el cual se encuentra en los recuerdos de mi infancia cuando mis padres, por motivo de su profesión (ambos son periodistas), recorrían todos los eventos noticiosos de Lima.

Uno de los primeros hechos que recuerdo fue un derby en el hipódromo de Monterrico, cuando tenía aproximadamente diez años de edad  y era como ver una película en vivo cuando los potros volaban ante mis ojos y la gente me aturdía con sus desaforados gritos. Ya más adelante, pasé un par de veces más por allí y siempre me quedó la curiosidad por descubrir aquel mundo. Precisamente, esa visión grabada en mi retina, posteriormente fue el leitmotiv que desencadenó en la potente serie de fotografías titulada “Nuestra hípica” que fue galardonada con el Premio Nacional de Fotografía Documental “Espacio Tiempo” en el año 2015, organizado por la Universidad Privada Antenor Orrego (UPAO).

A los dieciséis años regresé al mismo lugar para cubrir un premio hípico como reportero gráfico y el ambiente seguía igual de fascinante, sobre todo por la belleza del espectáculo y la vorágine de los aficionados.

De la serie “Nuestra hípica”, ganadora del Concurso Nacional de Fotografía Documental “Espacio-Tiempo” organizado por la UPAO.

– ¿Qué buscas lograr mediante la fotografía?

– Mi objetivo es plasmar  ese punto de quiebre  que rompa con la fotografía documental clásica, la cual muchas veces se  camufla en lo estetizante, que no es sino una exaltación de una compasión que no sirve políticamente para nada.

La fotografía, para mí, debe perseguir el cambio social  a través de la   investigación e interpretación de la realidad. El espacio debe enfocarse como una huella que permita múltiples lecturas del espectador, sugiriendo infinidad de signos.

En la fotografía social-documental hay que dejar de lado a la persona (sujeto) en quien buscamos apoyarnos banalmente para contar una historia sobre una comunidad o un cierto grupo social.  Como sociedad tenemos que acostumbrarnos a enfrentar situaciones que no podemos comprender y no por eso desecharlas por no entenderlas,  sino justamente entender que esa capacidad de dislocamiento es urgente  y necesaria como comunidad crítica. Hay que descreer que la realidad tienen una sola interpretación o que tiene una sola forma de ser leída.

De alguna manera la fotografía documental se ha visto afectada por el incremento excesivo de “pseudo-fotógrafos” que ven el documentalismo como mercancía folclórica, mostrando por lo general temas sociales muy estereotipados.

Fotografía de la serie “Nuestra hípica”, de Diego de la Vega.

Fotografía de Diego de la Vega. La agencia española EFE destacó lo siguiente: “Tres personas caminando bañadas bajo una luz cálida, enmarcando a sujeto con capucha negra al medio de la imagen rodeado de sombras. Documental del hipodromo de Monterrico, que busca retratar esta afición hípica con el objetivo de mostrar la soledad de estas personas que asisten frecuentemente a este recinto, olvidándose muchas veces de su familia, trabajo , ´vida´ todo por las apuestas”.

– ¿Quiénes han sido tus maestros?

– Comencé muy joven a estudiar artes visuales  y, por ende, mis conocimientos eran básicos, intuitivos. Me parece que al llegar al Centro de la Imagen me vi rodeado de muchos profesionales. Y ni hablar de la calidad de los profesores que me instruían en ese tiempo, la mayoría de ellos graduados en las mejores universidades del mundo.

A lo largo de mi carrera como artista he tenido la dicha de conocer a personas que han influenciado mucho en mí como persona; he tenido muchos maestros desde mis inicios en el arte fotográfico. Considero maestros a todas las personas que me han enriquecido como ser humano y como artista, y a quienes estoy muy agradecido.

– ¿Qué fotografías estás tomando ahora?

– Ahora estoy realizando una técnica que la podría denominar como “apropiación de imágenes”, lo cual ahora es parte de una movimiento a nivel mundial como consecuencia del impacto de la fotografía digital en Internet y del hecho de que todo el mundo porta una cámara fotográfica dentro del teléfono celular. La serie que estoy trabajando se llama “Screenshots”... Todos ejercen el rol de periodistas, ya sea capturando imágenes que luego comparten al instante en las redes sociales (y muchas de estas viralizadas en segundos) o también contando pequeñas historias, denunciando hechos o reportando incidentes noticiosos, donde muchas veces los medios formales y los periodistas con carnet no llegan ni llegarán. En otro nivel, observo que proyectos como  Google Street View, prácticamente nos enlanzan con realidades paralelas, nos están cambiando la configuración del mundo actual. Este fenómeno me llama mucho la atención porque es la “democratización total” de la fotografía posmoderna, donde cada persona es una plataforma de creación independiente, donde todos pueden ser artistas  o vouyeuristas. Incluso el concepto de arte y fotografía, y de todas las disciplinas, están en duda. La “realidad real” y la “realidad virtual” conviven en muchos planos. Esto es lo que me preocupa ahora como fotógrafo.

Escena urbana. Diego de la Vega.

HOJA DE VIDA

– Diego de la Vega Enciso nació en Lima (Perú) en 1991. Estudió fotografía profesional en el Centro de la Imagen de Lima (2011 – 2014).

-Previamente estudió fotografía periodística en el Instituto Peruano de Arte y Diseño – IPAD (2010) y en el Museo de Arte de Lima (MALI).

-Su trabajo se enfoca principalmente en la fotografía social-documental, habiendo realizado una exposición individual y varias colectivas.

-En el año 2015 recibió el XII Premio Nacional de Fotografía Documental Espacio-Tiempo, organizado por la Universidad Privada Antenor Orrego (UPAO) de Trujillo (Perú). El mismo año ganó un concurso para exponer en la International Photo Dubai.

-En 2016 recibió una mención honrosa en la XIV Beca Robert Villagraz en Madrid (España) para el Centro Internacional de Fotografía y Cine (EFTI).

-Finalista del Concurso de Fotografía Individual Vans Classic Lima en Brooklyn, New York (Estados Unidos).

-Ha expuesto en la Alianza Francesa de Dubai (Emiratos Árabes Unidos) en 2016 y en la de Trujillo (Perú) 2015.

-Participó en la exposición virtual individual para la galería N-N Fotógrafos del Perú y realizó una muestra individual para la Municipalidad de Barranco (Lima) en el “Evento mundial por el día del medio ambiente” (2016) durante la COP.

-En 2017 presentó su fotolibro autobiográfico “Espacios”, donde condensa sus más recientes proyectos visuales. Además fue incluido en el libro  “Fotógrafos peruanos (De lo conceptual a lo cotidiano)” para la colectiva Art Impetus (2017).

-Ha colaborado con diversos medios nacionales e internacionales como la revista de la marca Tommy Hilfiger (EE.UU.), y las revistas Caretas, Poder, Hola Perú, Asia Sur, entre otros.

“The end”. Diego de la Vega.

Autorretrato. Diego de la Vega.

“Presente”. Diego de la Vega.

Diego de la Vega: “Autorretrato”.